Por: Alejandro Alvarado

18 millones de dólares cuesta llevar internet a las
escuelas rurales de Colombia, sin embargo un escándalo de corrupción está por condenar a miles de niños a seguir sin escuela.

Tener derecho a ir a una escuela donde los profesores te enseñar a pensar es imposible para miles de niños colombianos que viven en áreas rurales o en zonas urbanas excluidas de los servicios educativos.

Cada vez que un niño crece sin educación se convierte en un adulto con sus luces apagadas, solo algunos podrán prosperar y sacar adelante sus sueños, muchos otros no tendrán siquiera derecho a soñar.

Pensar que en Colombia 70 millones de pesos se pierden tan fácil solo nos deja pensar que las cárceles están hechas para esos miles de niños a los que el Estado les robó el futuro.

Llevamos 200 años de vida como república independiente, es muy poco tiempo, sin embargo no hemos llevado a nuestro país a un mejor sitio, no hemos traído desarrollo, y seguimos consumiendo los bosques, los ríos y las praderas sin ningún criterio.
El contrato de internet para escuelas rurales es el claro ejemplo de la falta de interés de los gobernantes a los cuales usted y yo le pagamos el salario.
 
La justicia es el pilar más firme para el buen gobierno, y si queremos transformar la sociedad primero debe existir justicia.

TAMBIÉN PUEDES MIRAR